¡Que viene el Comendador!

En la noche del sábado 25 de julio, tuvo lugar una visita turística muy especial, pues se trataba de una visita teatralizada. Lo normal en una visita turística a un lugar, es que se lleve a cabo mediante un guía turístico cualificado y autorizado, pero en los últimos tiempos está llevándose a cabo también el ir un paso más allá, que es el aportar dichos conocimientos desde un punto de vista más activo, que es el introducir al espectador en medio de lo que bien podría haber sido una situación real que hubiera podido darse. Así, jugando con determinados hechos reales e históricos, se introducen personajes que narran la situación y coyuntura sociocultural de la época, y nos meten de lleno en sus vaivenes y coyunturas, utilizando de hecho también a los propios espectadores como si de vecinos reales se tratara, alejándose por tanto en este tipo de actos de lo que es una típica visita a un determinado lugar, sino pasando a formar parte de la propia historia.

Fue a través de la Oficina de Turismo que se vio apropiada la idea de llevar a cabo este evento en nuestras calles de Abanilla, y una vez autorizada la gestión, nos pusimos en contacto con nuestro vecino Eugenio Marco, quien muy gustosamente colaboró, como siempre lo ha hecho, con los actores que iban a llevar a cabo esta función, aportándoles los datos al respecto de los hechos históricos, así como diversas anécdotas de personajes históricos reales, que pudieran servir para introducirlas en los diálogos, y resolviendo las dudas que mientras que se desarrollaba el guion les surgían.

La idea, tenía que poner de relieve la historia de la villa de Abanilla, así como le gestión que la Orden de Calatrava hizo mientras estuvo controlando el término municipal. Y teniendo como fondo estos hechos, ya sólo era preciso hilvanar una historia medio creíble, por lo que se jugó con la inminente llegada del nuevo Comendador de Abanilla, que había sido nombrado recientemente y se encontraba realizando visitas a los municipios que controlaba. A lo largo de la historia de Abanilla, ha habido diversos Comendadores, pero sin duda el más conocido fue Don Juan de Cereceda y Carrascosa, del cual ya se ha escrito por parte del propio Eugenio y también hay información al respecto en la página de turismo de Abanilla.

A continuación, os dejamos con el vídeo que grabó Manolo MP, de esta visita teatralizada. Esperamos que disfruten con su visionado.

Aclarar al público en general, que como obra teatralizada que era, y dadas las circunstancias históricas y el paso del tiempo, fue preciso tomarse una serie de «licencias» para adaptar la realidad a la historia, amén de algún que otro error que se dijo, las cuales procedemos a indicar:

  • El Señorío de Abanilla no se lo concedió el Rey a la Orden de Calatrava, sino que pasó al dominio de la Orden de Calatrava en 1434 por una permuta de posesiones, por lo que no fue por concesión real.
  • La Orden de Calatrava no se creó en  Alcántara, sino en Calatrava la Vieja, actualmente perteneciente al municipio de Carrión de Calatrava.
  • El escudo de la Casa Cabrera no es de los Rocafull, sino de los Cabrera, que era sobrino nieto del comendador Cereceda, pero se puso una vez fallecido el citado comendador.
  • La iglesia parroquial de san José no se hizo sobre las ruinas de otra ermita que había allí anteriormente, sino en un solar que donó José Tristán Rocamora. La de san Benito estaba en El Lugar Alto, a la espalda del actual monumento al Corazón de Jesús.
  • El edificio del Ayuntamiento no estaba construido en 1712 cuando se ubica la escena teatralizada, pues su construcción data de entre 1751 y 1762.
  • El terreno de la ermita de san Sebastián y san Roque, no lo vendió el administrador a nadie. Esto fue una licencia histórica para «argumentar» de cierta manera en dicha época que en la actualidad físicamente ya no existía dicha ermita, que fue derruida en 1967.
Sígueme en

Autor entrada: partidoiuma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *